22 febrero, 2012

Las capas de la gestión de contenidos


Que si agregadores, que si community managers, que si content curators, que si 1.0 vs 2.0 vs 3.0, que si semantic web, que... Cada día volvemos a descubrir la panacea de la gestión de contenidos de la Red, la solución a todos nuestros problemas de control informacional o la aparición de perfiles profesionales definitivos.
Creo que estamos rozando, de la misma forma a diario, los límites de lo absurdo; es verdad que la cantidad de información que se genera supera con creces la capacidad que personas e instituciones tienen de procesarla y por ello, ven la luz con mucha frecuencia nuevos procedimientos y herramientas para digerir el flujo de conocimiento de manera más óptima. El problema es que al no ser excluyentes las nuevas herramientas de procesamiento de información, las estamos sumando a nuestra actividad, superponiendo capa sobre capa, lo que al final termina complicándolo todo más que ayudarnos a gestionarlo.
De ahí, de esa confusión, se genera la aparición de "nuevos profesionales" que parece vienen a poner orden en nuestro caos, a dar presencia exterior a nuestras instituciones/personas, a gestionar nuestras fuentes. Así, community managers, content curators y especies derivadas se convierten en una capa adicional que tú, como individuo, debes comprender, gestionar y superponer a las herramientas con las que ya cuentas; de locos, vamos! Algunas de esas capas son:

CAPA 1 - Web 1.0
En los primeros años de Internet, las fuentes eran reducidas y nos apañábamos con una mínima colección de marcadores en nuestro navegador. La figura clave era el webmaster que publicaba los estáticos contenidos que eran objetivo de nuestros enlaces guardados y el máximo dinamismo al que llegaban era a la moderación de algún foro.
CAPA 2 - Web 2.0
La cosa explota, surgen blogs hasta debajo de las piedras, los portales que frecuentábamos se convirtieron a dinámicos. Se necesitaba una nueva capa que complementara a los marcadores, para que las frecuentes actualizaciones que se producían en ellos vinieran a nosotros en vez de tener que andar de paseos por la Web. Los agregadores vinieron a ayudarnos, a tirar de los RSS y a salvarnos de algo que se escapaba a nuestro control. Las instituciones/empresas se seguían apañando bien, pues sus webmasters vieron el cielo abierto, disponían de multitud de contenidos de terceros para llenar sus remozados portales web convertidos a CMS; bregar con algunos trolls, románticamente casi desaparecidos hoy, era lo peor.
CAPA 3 - Redes Sociales
Con Twitter, Facebook o Tuenti nuestro mundo Internet se reduce en el plano relacional, nos volvemos mucho más familiares, crecen nuestros amigos de forma exponencial y profesionalmente redescubrimos la endogamia. Al poco tiempo nos damos cuenta que en nuestros cerrados círculos, la gente se encarga de seleccionar la información que nos interesa, nuestros amigos saben el vídeo que nos hará reír, nuestros lejanos familiares nos harán llorar con entrañables fotografías y nuestros profesionales cercanos flipar con un tesoro encontrado en la Red; abandonamos nuestros RSS. De alguna manera, la gente se convierte en una especie de agregador social, que además filtra la información; ya no filtramos fuentes informativas, seleccionamos personas que nos la facilitan.
Instituciones/empresas quieren estar presentes ahí, jugar a eso, pero no saben cómo hacerlo, contratan community managers que intentan llevarla a las redes, sin darse cuenta de que es muchísimo más importante que una institución funcione como una red de forma interna, que sus miembros se sientan partícipes de los flujos internos o que el concepto nodo o conexión es la clave.
Capa 4 - La curación
De nuevo nos sobrepasa todo, se saturan las capas; efectivamente, el beneficio que obtenemos de las redes es alto, nuestros círculos nos brindan continuos tesoros, pero es demasiado alto el precio que pagamos. ¿Cuántas chorradas o cuestiones ajenas soportamos en Twitter o Facebook por cada cosa que nos interesa? Yo diría que por cada elemento informacional que fijamos o aprovechamos, hay 25 que olvidamos a los 2 segundos, o que no nos hacen reír, llorar o cabrearnos.
Luego necesitamos una nueva capa, la de herramientas (Summifity, Sccop.it,...) que mediante selección de fuentes e interacción automática con nuestras redes, sea capaz de acercarse a ese 4% de información que realmente nos interesa, al menos desde la dimensión profesional. Pero no nos basta con obtener esa selección para nuestro beneficio, la recolocamos en nuestras redes en modo resumen diario, haciendo que nuestros seguidores se vuelvan más tarumbas aún, al tener que añadir  nuestras selecciones a sus propios procedimientos de curación.
Instituciones/empresas ahora incorporan content curators, que se encargan de canalizar todo este flujo y ofrecerlo a sus miembros/clientes/usuarios. Vuelven a equivocarse como con los comunity managers, delimitando unos roles con orientaciones y funciones erróneas.
Capa 5 - Coaching
Una vez que las conexiones en grupos estallan, debido a la sobresaturación informacional y funcional, siempre nos queda sentarnos en una mesa y confesar nuestras debilidades para descubrir nuestras fortalezas... aunque yo prefiero irme de cañas.
Capa 6 - Soluciones
Creo conocer algunas pero no las contaré de momento por el riesgo a que aparezcan nuevos e innombrables perfiles profesionales que duren 3 telediarios. Así que, ya sabéis, sentido común siempre, no hace falta más.



1 comentario:

  1. Nice blog, it's so knowledgeable, informative, and good looking site. I appreciate your hard work. Good job. Thank you for this wonderful sharing with us. Keep Sharing.
    TuitionWale Blog | TuitionWale Blog

    ResponderEliminar

Calendario